Últimas noticias

Exitosa abogada asesinada por su propio hijo



Luego de días de ardua investigación, se descubrió la verdad del crimen de la famosa abogada Ángela Cozzetti: “Fue el resultado de una discusión. Peleamos, estaba muy enojado y se me fue de las manos; fue un accidente” fue lo que declaró Marcos Santos, luego de ser detenido. 

Gracias a la investigación realizada debido a su muerte, se descubrió que la abogada tenía un puesto importante en una famosa red de narcotráfico. Utilizaba sus comedores como depósito, por los que todos fueron allanados luego de conocerse esta información. Además, se ha detenido a su socio, Walter Garanzini, debido a su papel como cómplice en el delito de tenencia y distribución de sustancias ilícitas. 

Como se sabe, Ángela Cozzetti fue encontrada en el patio del Colegio Illia. En la escena del crimen se encontraron dos objetos fundamentales para la resolución del mismo: una huella parcial y arena.
 
Se analizó la huella parcial y, al llegar los resultados, se descubrió que la misma coincidía con el talle del hijo de la víctima. En la investigación se encontraron trazas de un polvo blanco, el cual se comprobó que era fosfato de sodio, utilizado comúnmente como fertilizante. Luego de los análisis, fue clara para los investigadores la relación entre esta sustancia y Marcos Santos, quien además de ser estudiante, trabaja en un vivero. 

Luego, se creyó que la arena de la escena del crimen era traída por la víctima desde la playa en su recorrido habitual al hacer ejercicio, pero se comprobó que la misma no venía de ahí. En análisis posteriores se demostró que esa arena provenía del patio en construcción de la casa de la víctima.
 
Basándose en estas evidencias, los investigadores decidieron arrestar a Marcos Santos, quien en el juicio confesó la totalidad del crimen.

“La escuché hablar por teléfono con su socio, ella estaba muy nerviosa, y la oí mencionar la palabra drogas. Mamá últimamente no estaba siendo ella misma, y al bajar a preguntarle qué pasaba, me confesó todo” – declaró Marcos – “Estaba muy enojado, y se me fue de las manos, fue un accidente. La empujé y se golpeó con una mesa en casa, yo no quise, nunca quise hacer eso”. Miembros de la policía científica corroboraron esta información, al hacer análisis profundos en la mesa del living de la casa de la víctima, hallando que las marcas en la misma eran congruentes con la contusión en la cabeza de Cozzetti, y encontrando además rastros de sangre.
 
 Igualmente, las declaraciones del acusado no explicaban cómo llegó el cuerpo de su madre hasta el patio del Colegio Illia. Él mismo durante el juicio se justificó de la siguiente manera:
 
“Yo no quería que nadie se enterara de los negocios de mi mamá, ella era una excelente persona, era famosa por todas las obras de bien que hacía, me crió de una manera excelente, para que yo fuera la mejor persona posible. Y ahora esto. Mi mamá me contó que estaba amenazada, y quería hablar, estaba muy asustada, quise hacer que entrara en razón, pero no pude, pasó todo tan rápido” – Marcos se encontraba muy compungido durante el juicio, el cual fue frenado en diversas ocasiones; luego agregó: “Lo único que se me ocurrió fue hacerlo pasar por un robo, mamá siempre seguía la misma rutina, todo el mundo sabía eso. Así, no iba a haber preguntas, puse arena como si viniera de la playa, le quité sus pertenencias, y la dejé ahí. Fue lo más difícil que tuve que hacer en toda mi vida”
 
Se habla de una sentencia de asesinato no premeditado, agravado por el vínculo, pero los tribunales no han llegado a conclusión alguna. Nuevamente, gracias al trabajo forense, un crimen confuso pudo ser esclarecido.