Últimas noticias

Dinamarca pisa fuerte en el negocio de las energías renovables


En los últimos días, el equipo diplomático del Reino de Dinamarca trabajó sin cesar en las instalaciones de la Sala de Tratados Internacionales de la ONU para la puesta en marcha de acuerdos relativos al desarrollo de energías renovables en países en vías de desarrollo.

Dinamarca es un importante polo de desarrollo de nuevas tecnologías en el campo de los renewables y busca convertirse en un jugador clave en el mercado mundial de estos desarrollos. En un mundo que consume cada vez más energía pero que necesita además cumplir con los desafíos de la contaminación y el cambio climático, las energías renovables juegan un papel predominante. En particular, las regiones más aisladas y hambrientas de desarrollo son los compradores principales de estas tecnologías.

Los acuerdos firmados con Argentina, Panamá, República Dominicana, Nicaragua, Guatemala y el grupo de los BRIC representan claramente el deseo de Dinamarca de asegurarse estos nuevos mercados.

Pero lo más interesante de estos documentos es que no están presentados como tratados comerciales, más bien tratados de cooperación "en materia de educación". Tomando como base el expertise de los países del norte de Europa en materia de desarrollo educativo, los tratados buscan exportar las innovaciones pedagógicas en la enseñanza hacia Estados que están rezagados en estas cuestiones. Detrás de estos nobles desafíos que se plantea Dinamarca con sus aliados en el Tercer Mundo se esconde un objetivo comercial que, lento pero seguro, busca asegurarse un papel predominante en el mercado de las energías del futuro.

Seguramente la inclusión de cuestiones relativas a la educación facilitará el proceso de ratificación en los países firmantes, pero la importancia de los acuerdos radica sin dudas en un proceso de desarrollo tecnológico que se viene para los países que se suman a la ola de las energías renovables.