Últimas noticias

Preocupación por creciente número de desaparecidos en la Unión Soviética


ENERO 1991

La prensa internacional y organismos de Derechos Humanos buscan que sus reclamos se escuchen. Se trata de desapariciones especialmente misteriosas.


Si bien todo parece indicar que la historia de la Unión Soviética se está acercando a su fin, especialmente tras la caída del Muro de Berlín; se hace evidente que hay aún resabios de las viejas doctrinas en el cuerpo político de este país. 

Tal es así que, en los últimos meses se han ido acumulando denuncias de desapariciones de personajes políticos opositores, figuras de la literatura y las artes y defensores del capitalismo en su modelo más estadounidense. La particularidad de estas desapariciones reside en que, a diferencia de las que se dieron durante el Stalinismo más duro, no se encuentra registro alguno para presumir que hayan sido enviados a campos de trabajo (gulaks) o espacios similares. Si bien esto podría indicar que se hayan construído nuevos campos, las modernas imágenes satelitales no muestran cambios significantes que puedan dar pistas de sus paraderos.

Se trata de unas 500 denuncias registradas, lo cual no garantiza que no sean más personas quienes estén en esta situación.

Las autoridades han desconocido estar involucradas, lo cual también es coherente con la línea ideológica de sus actuales líderes; evidentemente se trata de una minoría que aún conserva recursos económicos y poder para influir.

Se espera que las investigaciones avancen para determinar qué ha ocurrido con estas personas; sus familias demandan una respuesta; la comunidad internacional quiere encontrar responsables.

Una de las denuncias que más llama la atención es la que surge de la desaparición de Laurentik Gólubev, visto por última vez en una marcha pidiendo apertura en la expresión de prensa dentro del Territorio Soviético.

Actitudes que entendimos habíamos dejado en el pasado, vuelven a acosar nuestras memorias.