Últimas noticias

Resurgen sospechas sobre la muerte del ex presidente polaco





El de 10 de abril de 2010 un avión Tu-154 partía desde Varsovia hacia Rusia, a cargo de una comitiva perteneciente al gobierno polaco, en el marco de la conmemoración de la masacre de Katyn. Para la sorpresa del mundo entero el viaje no sólo no llegó a su destino, sino que se estrelló en la provincia rusa de Smolensk. No hubo sobrevivientes de aquel accidente, y será siempre recordado por haber sido causante de la muerte de decenas de figuras políticas, militares y religiosas, entre las que se encontraba el entonces presidente de Polonia, Lech Kaczynski.

Muchas fueron las teorías, en su momento, sobre la ‘misteriosa’ caída de la nave perteneciente al regimiento polaco. Finalmente el veredicto oficial se centró en las condiciones climáticas como factor único y determinante del accidente, en conjunto con una mala decisión del piloto a la hora de realizar el aterrizaje.

Hoy en día, lejos de sostener la hipótesis predominante, diversas pruebas contundentes nos llevarían a pensar que aquel accidente no fue tal, y que lo que siempre se creyó una desafortunada tragedia en realidad podría ser uno de los más atroces atentados perpetrados en la historia.

Es que según fuentes cercanas al entorno político del presidente, se encontraban en esa fecha trabajando sobre una de las investigaciones más intrigantes sobre numerosos servicios de inteligencia de todo el mundo y el presidente anunciaría las conclusiones en los días siguientes al accidente.

Se hace evidente que los poderes ocultos rara vez nos dejarán ver los macabros entretejidos de la política internacional y que lo que él quiso comunicar, muchos otros quisieron ocultar. ¿Será esta la excepción, o continuaremos viviendo en las sombras?