Últimas noticias

El Senado debatirá incorporar el voto electrónico y eliminar las PASO


Se tratarán el 23 y 24 de agosto de 2018, con un proyecto presentado por Cambiemos.

La próxima semana el Senado se propuso debatir sobre una ley que, bajo el nombre de “Reestructuración del Sistema Electoral Nacional”, propone la incorporación del voto electrónico, y al mismo tiempo, la eliminación de las votaciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).

La implementación del voto electrónico, según argumentan, sería una modernización del sistema de
voto argentino. Además, la eliminación de las boletas partidarias para todo el país significaría un gran ahorro de papel: hoy en día el gobierno prevé presupuesto para que cada partido imprima una boleta y media por votante registrado, lo cual se reduciría en sobremanera. Esto podría ayudar a reducir el déficit fiscal y cumplir los compromisos que Nación hizo con el Fondo Monetario, ya que estaría en condiciones de reducir las partidas presupuestarias con este fin, aunque no queda claro si la compra de las máquinas generará realmente un menor costo total.

Aunque el voto electrónico es presentado como una opción simple y funcional, no siempre es así. En Holanda dejó de utilizarse en 2006 tras descubrirse que amenazaba con el derecho de que el voto de cada ciudadano sea secreto y al notar que el sistema era propenso a manipulación. Finlandia y Alemania tuvieron historiales similares con el voto digital, y al igual que en Holanda, ya no es utilizado. En Estados Unidos, las denuncias son permanentes, puesto a que este método se expone fácilmente a hackeos y fallas.

La otra pata de la reforma es la vuelta atrás sobre una modalidad única en la Argentina instaurada por el anterior gobierno. Las PASO aseguran una mayor participación de la sociedad en la elección de sus gobernantes, al tener la posibilidad no solo de elegir entre partidos, sino al mismo tiempo elegir quienes creen que son las personas más capacitadas dentro de cada uno de estos, abriendo la posibilidad de que aquellos que no están afiliados con los partidos políticos puedan participar de las primarias.

A pesar de esto, las PASO son un gran costo para la Nación, siendo que cuestan lo mismo que una elección general, estimado en más de 100 millones de dólares. Esto mismo declaró no hace mucho el Secretario de Asuntos Políticos del Gobierno Nacional, poniendo en duda su utilidad cuando no existen fuertes internas en los partidos y comparando el resultado con los elevados costos.
Sumado a esto, hubo recientes amenazas de un paro por parte de la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel, ante la posibilidad de reducir su producción de forma drástica. Según argumentan, al menos debería realizarse de forma paulatina, ya que no pueden permitir los despidos forzados que esto generaría en base a la fuerte reducción en la producción que esto implica.