Últimas noticias

Un viaje a lo profundo de la cultura originaria: la cara oculta de los reclamos


La contraparte de las protestas por el respeto de los derechos humanos hacia los pueblos originarios.

En las últimas semanas la relación entre las poblaciones originarias de la selva amazónica y los gobiernos nacionales se ha visto intervenida por una fuerte tensión que parece crecer día tras día. La explotación de la región con vistas económicas parece presentarse como detonante de una nueva batalla dentro de una guerra que lleva ya mucho tiempo.

La grieta entre adeptos y opositores a la causa nativa se hace cada día más presente en la sociedad y se vuelve motivo de movilización pública a cada minuto que pasa. El EXXTRAOFICIAL, en su búsqueda de acercar una dosis de realidad, se introdujo en el seno del conflicto, documentando a una de las comunidades involucradas con el objetivo de evidenciar las condiciones en las que viven su día a día.

Más allá de ser el objetivo principal poder dar cuenta de las condiciones de vida en las que viven
actualmente los integrantes de la tribu Bora (recientemente en conflicto con el gobierno brasileño por un desalojo terrenal), el testimonio descripto por los corresponsales del EXXTRAOFICIAL terminó por confesar otra realidad dentro de la comunidad indagada.

Se trata del alto grado de machismo al cual se enfrentan diariamente las mujeres habitantes de la comunidad. Según indican las fuentes, el foco de la investigación cambió durante la observación a raíz de las prácticas a las que se veían expuestas recurrentemente las habitantes. Los informes relatan desde la subordinación a las tareas domésticas hasta los matrimonios no consentidos. Entre las primeras, se encontraban principalmente las tareas de recolección de agua y alimentos, cuidado de los niños, tejido de vestimenta y cocina, entro otras cuestiones mencionadas. Además, los informes describen el bajo grado de participación y elección que tendrían las mujeres dentro de estas sociedades, denunciando prácticas tales como el casamiento por decisión de los padres y el obsequio de mujeres a modo de ofrenda.

En una entrevista con EXXTRAOFICIAL, el reconocido antropólogo mexicano Héctor Torres Contreras hizo referencia al asunto, exponiendo que es común encontrar en culturas no occidentalizadas este tipo de prácticas de raigambre histórica. Por su parte, diversos sectores defensores de la causa feminista no han tardado en hacer públicas sus denuncias, llamando a un reclamo generalizado en señal de apoyo.

Actualmente, defensores de la causa nativa se encuentran congregados a lo largo y ancho del continente americano, y el riesgo de que las calles de numerosos países se vuelvan escenario de una contienda es cada vez más factible desde el momento en el cual ambas causas, que ahora parecen ir por carriles separados, se encuentran en vísperas de continuar velando públicamente por sus reclamos.

Las opiniones parecen divididas, el debate moral protagoniza la escena pública y la suspicacia acerca de la defensa incondicional y paralela de dos o más causas que parecen chocar en algún punto se hace presente. ¿Se puede apoyar indiscutiblemente tanto a los pueblos originarios como a la lucha por la paridad de género sin que esto sea contradictorio?, ¿es éste un motivo de división social, o acaso existe un consenso posible entre ambas posturas?